Las cinco posiciones a probar

Como ya saben me encanta experimentar cosas nuevas, siempre estoy en busca de nuevas experiencias. Probar diferentes posiciones es una de ellas. Aunque los clásicos siempre funcionan, algunas posiciones me dan más placer que otras. Aquí les presento algunas de las posiciones a probar que más me gusta practicar en mis citas. Espero que les gusten y recuerdan que no se sabe lo que uno gusta antes de probarlo.

1/ La vaquera invertida

Cuando tengo ganas de dominar a mi pareja me gusta montarlo, cabalgarlo y así controlar la profundidad y el ritmo de la penetración junto con el roce de mi clítoris. A diferencia de la clásica vaquera, me doy la vuelta, ofreciéndole una impresionante vista de mi trasero, resultando un espectáculo garantizado para ambos. Por lo general, no tardo mucho en venirme. Esta posición es buena como transición para llegar al perrito, sólo tiene que levantarse e inclinarte hacia adelante. No hay nada más rico que sentir el hombre acabar por atrás.

2 / Contra la pared

Un clásico del sexo rápido, a veces llego a citas en falda y sin tanga con ganas que me agarren lo antes posible y esta es perfecta para estas travesuras. También me prende esta posición en lugares arriesgados donde el sexo tiene que ser rápido e intenso (como en un club libertino). Muy sencillo, solo se necesita deseo ardiente y una pared donde apoyarse.

3 / La carretilla

Me encanta esta posición para el sexo duro, cuando mi pareja toma la iniciativa en cualquier lugar de la casa. Él de pie agarrándome por detrás, mis manos contra el piso, levantando mi pelvis. Aún mejor si me hace caminar por toda la casa en esa posición. ¡Muy atlético pero qué placer! Mi consejo : dejar las cortinas abiertas para que les vecinos puedan disfrutarlo también...

4 / Las tijeras

Una de mis posiciones a probar favoritas, muchas veces he llegado al orgasmo en poco tiempo así. Disfruto hacerlo tanto con una chica en un trío que con una pareja masculina. Entrelazados, con movimientos de roca y fricción que generan una penetración profunda. Las miradas tienen un papel muy importante en este caso, pueden multiplicar el deseo.

5/ La cucharita

Igual que el misionero, la cucharilla es otro gran clásico. Aunque ya saben que me gusta la fantasía en la cama, también me complace el sexo suave y tierno, sobre todo por las mañanas. Me encanta que mi pareja pueda agarrar mis pechos durante la penetración, sentir su cuerpo y su aliento por detrás y si me susurra palabras traviesas, me derrito literalmente.
No hay mejor manera que empezar el dia con sexo suave.

El placer ante todo

Según el estado de ánimo, el lugar o la situación, una posición puede ser más adecuada que la otra. Me gusta que me sorprendan, que me dominen o incluso que me maltraten un poco y otras veces tomar el control. De todas las personas que conocí ninguna relación sexual fue igual que la otra, por eso me gusta tanto conocer hombres diferentes. Probar nuevas cosas, divertirse en la cama (o en cualquier lugar) es lo mejor que les puedo recomendar.

Laisser un commentaire